Saltar al contenido

D. Richard se jubila

Con el comienzo de este curso, tan marcado por la pandemia que nos asola, lo comenzamos con la despedida de un profesor de nuestro Instituto Teológico. D. Richard Lion se jubila.

Don Richard, ha dedicado su vida como profesor de Inglés durante muchos cursos académicos.

Con motivo de su jubilación, se le ha entregado un obsequio en el que se puede leer en inglés:

To Mr. Richard Lion Peña, a seafarer expert, a zealous apostle among the people of sea, and a generous and wise professor of Shakespeare’s language.

Instituto Teológico «San Xosé» de Vigo

30 de septiembre de 2020

A Don Ricardo Lión Peña, experto navegante, celoso apóstol entre las gentes del mar y generoso y sabio profesor de lengua Inglesa.

Instituto Teológico «San Xosé» de Vigo

30 de septiembre de 2020

Además, uno de sus antiguos alumnos tuvo a bien a dedicarle unas palabras:

Muy buenos días a todos:

Como antiguo alumno suyo y como compañero profesor, ahora, es un honor para mí introducir este sencillo pero intenso momento de homenaje al Prof. Lic. D. Ricardo Lion Peña, con motivo de su jubilación.

¡Thanks a lot, teacher! Queremos que estas palabras resuenen con especial fuerza en este salón. Y es que el servicio de D. Ricardo, D. Richar, a nuestro Instituto Teológico ha tenido, tiene y tendrá siempre un gran valor.

Recordar la trayectoria docente del Prof. Lion en nuestro centro es reconocer la aportación de un docente apasionado, generoso en su tiempo y en su dedicación a los alumnos, serio y cumplidor en los horarios y en las convocatorias claustrales.

Hago memoria de nuestras clases con él: la insistencia casi obsesiva en la pronunciación de la –s final de las formas verbales de tercera persona de singular, la preocupación pastoral porque supiéramos al dedillo el “Our Father”, los desafíos que nos planteaba cuando casi, a modo de concurso, nos invitaba a traducir: “yo he bebido, pero no bebo, pero beberé”. Y aquellas traducciones que nos enviaba semanalmente que a veces nos exigían más tiempo que la preparación de los temas de Cristología o Misterio de Dios.

Hoy, con el paso del tiempo, soy consciente de que lo que antes me parecía excesivo, el modo con el que trataba a los que tenían un nivel de inglés más bajo, era la expresión de su deseo de llevar a los alumnos más desaventajados al máximo nivel posible, superando miedos, complejos o bloqueos. Les pedía a los que ya superaban los mínimos que saliesen del aula, para quedarse y reforzar a los que más lo necesitaban.

Ha realizado este servicio eclesial con enorme generosidad, sin aceptar ninguna remuneración, recorriendo andando, no pocas veces, unas distancias nada desdeñables, con una sonrisa y estrenando en cada ocasión la alegría de una de sus pasiones y vocaciones: la docencia del inglés. ¡Cómo se disgustaba y cómo se incomodaba cada vez que un cambio de plan de estudios arrinconaba un poco más su asignatura, dejándola con menos horas!

Querido Richar, no superas este curso la edad de la jubilación: te incorporaste ya con edad jubilar y has ido gastando parte de estos años de valor incalculable con nosotros, en nuestro centro. “All shall be well”, “todo irá bien”, escribía Juliana de Norwich, una de las grandes místicas inglesas. Así te lo deseamos con la convicción de que, como tú no enseñaste, “the Lord is with you”. Ésta será siempre tu casa, tu familia, tu instituto. ¡Muchas gracias, Prof. Lion, muchas gracias D. Richar!